martes, 9 de junio de 2015

Cambiando el destino (12)


Capítulo 10: El cazador caza

[Ashlynn]

Ashlynn se mantenía tapándose la boca con una mano y aguantando la respiración, con la esperanza de que el chico no la hubiera escuchado y la dejara tranquila. Debido al miedo sus piernas no le respondían, cuando intentó salir corriendo, tan solo podía quedarse quieta esperando que el chico no se hubiera dado cuenta.

Pudo ver como el joven miraba en su dirección ¡La había visto!

¿Qué debía hacer? Ya no tenía escapatoria. Incluso si corriera, si sus piernas le respondieran, él sería más rápido que ella y la pillaría al vuelo. Tenía que pensar en alguna estrategia que él no pudiera esperarse.

El chico se acercó a ella y abrió los arbustos que la mantenían medianamente oculta.

- Tú eres…esto…- Empezó a decir él.
- ¡No me hagas nada! No le diré a nadie lo que he visto.

El joven la miró confundido.

Ashlynn aprovechó el momento de confusión del joven para salir corriendo. Es posible que el chico la siguiera y la pillara, pero no se le ocurría otra cosa, tenía demasiado miedo en ese momento.

Mientras corría no se fijaba en nada, ni siquiera hacia donde iba, de pronto un brazo, muy fuerte, la agarró del brazo. Al principio se asustó, porque la pilló por sorpresa y temía que tuvieran intención de hacerle daño, sin embargo, el agarre no ejercía mucha presión y no le hacía daño; aunque sí que la retuvo y no pudo seguir corriendo.

- No sé si conoces o no este bosque, pero por ahí llegarías al bosque prohibido, y no es seguro.

Ashlynn se apartó del agarre del chico, que la dejó libre. Luego se viró para ver quién era el propietario de aquella mano.

- Hunter…- Dijo tímidamente, esperando que el chico no fuera cruel con ella.

- En fin ¿estás perdida…?- El joven se puso a mirar al cielo, como si intentara recordar algo…

-Soy Ashlynn.

- Ah, eso ¿estás perdida, Ashlynn?

- No, bueno, es solo que pensé que tú…bueno…

- ¿Te haría daño? ¿Por qué iba a hacerlo?

- Porque me reí cuando…

- ¿Eso? No me importa.

- Entonces…¿Puedo irme?

- Eh…sí, si quieres.

-¡Genial!

La chica no perdió el tiempo y empezó a caminar en dirección al instituto.

Cuando estuvo lo suficientemente lejos como para que el chico no la viera, comenzó a correr desesperadamente para llegar a una zona más “poblada”.

Debía admitir que estaba bastante sorprendida, tal y como los había definido su madre, ella se esperaba a un cazador mucho más cruel, con mirada fría y poco amable, pero Hunter parecía tener buen corazón.


[Duchess]

Se suponía que al vivir en una historia de cuentos todos deberían tener su propia final feliz ¿verdad? Bueno, todos si se trata de que eres una PRINCESA. Exacto, Duchess era una princesa con todas las letras, y estaba muy orgullosa de serlo. Pero ¿entonces por qué ella no podía tener un final feliz? ¿Por qué tenía que tener un final tan triste?

No lo quería, definitivamente no lo quería. Pero no era solo eso, sino el hecho de que todo el instituto, a pesar de que ella era una PRINCESA, no la trataban como tal, sino como a la mala del cuento. No entendía por qué, simplemente estaba orgullosa de ser quién era ¿qué había de malo en eso?

Mientras bailaba en el lago, a lo lejos pudo ver a Sparrow, tocaba su guitarra en la soledad y, por primera vez, no parecía tocar rock and roll.
Sigilosamente, la bailarina se acercó al joven para poder escuchar lo que tocaba el joven. Sin embargo, cuando ya estaba afinando sus oídos para poder escuchar bien la música del chico, Sparrow dejó de tocar y le dedicó una mirada molesta.

- ¿Qué quieres, Duchess?

- Eh, solo quería oírte tocar.

La joven se sentó al lado del chico.

- Dime ¿qué tocas?

Es una sorpresa.

- Venga, dime.

- Está bien, pero es un secreto.

- Sabes que no se lo diré a nadie.

- Más bien di que nadie querría escucharte.

Duchess le sacó la lengua al joven, para que notara su molestia ante tal comentario.

A pesar de que su relación con Sparrow estaba llena de bromas, y siempre se estaban metiendo el uno con el otro, él era al único que podía considerar como amigo, aparte de Faybelle, que todavía no se había unido al curso, pues estaba en no sé donde con su madre.

Sparrow era un alma libre, estaba lleno de secretos y hacía cosas que, para el resto de personas, no tenían sentido alguno. No obstante, todo lo que hacía lo hacía por una razón. Para Duchess, Sparrow era el joven más astuto de todo Ever After High.

- Quiero tocarle una canción a una chica en el baile.

¿Qué dices? ¿En serio?

Sí. Quiero demostrarle que no soy tan malo como cree.

- Si  no te conociera diría que eres un romanticón.

Lo soy, lo que pasa es que nunca has visto esa faceta de mí.

- Claro, claro, lo que tú digas.

Aunque jamás lo admitiría, Duchess sintió un poco de celos por esa chica, no por el hecho de que lo hiciera Sparrow, pues no sentía esa atracción por él, sino por el hecho de que alguien se molestara en dedicarle una canción.

¿Alguna vez conocería a un chico así? Se supone que sí, aunque no pudiera disfrutar demasiado de ese amor, existiría un chico. Ojalá no tardara demasiado en llegar…



Continuará...

2 comentarios:

  1. Hola! Aplausos! Me encanta! Quiero más de la historia de Duchess!
    Perdón por no comentar en las entradas anteriores no he tenido tiempo
    bye

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Jajaja muchas gracias!! ^_^

      Siempre he creído que Duchess es un personaje muy interesante, así que tengo la idea de hacer de ella de un personaje más importante y más profundo en mi historia =).

      No te preocupes, no pasa nada, me alegro de que comentes siempre =D, no pasa nada si no puedes, se entiende. Muchas gracias por comentar!! =D

      Eliminar