lunes, 21 de diciembre de 2015

Super Hero High (3)

Para leer más click aquí.


Capítulo 1:

Dick Grayson (Nightwing – Robin 1)



Llevaba demasiado tiempo ayudando a Batman en su lucha contra el mal, ahora que no lo hacía (más bien no me dejaba hacerlo) me sentía tremendamente aburrido, inútil e impotente. Quizá esa es la razón por la que, sin darme cuenta, me encuentro casi todos los días delante de la casa de Babs.

A Babs le sorprendería saber la gran cantidad de veces que he dejado de tocar  y, aún así, he estado delante de la puerta de su casa durante varios y largos minutos. Otras veces me he animado a tocar. Normalmente ella está, hablamos y consigo distraerme un poco. Supongo que Babs sigue siendo la única persona que consigue hacerme pensar en otra cosa, olvidar lo que he perdido.
Echo de menos ponerme el traje y ayudar a Bruce ¿Por qué no puedo seguir ayudándolo? Un poco más, solo hasta que empiece en ese nuevo instituto.

Lo mínimo que podía hacer era informarme sobre mi nuevo instituto, así que decidí ponerme manos a la obra. Cuando éramos más pequeños, Babs y yo nos pasábamos horas indagando en el ordenador, así que los dos éramos bastante buenos en la búsqueda y otras cositas. He de admitir que a Babs siempre le dio mejor encontrar y a mí siempre se me dio mejor hacer uso de esa información.

Super Hero High era un instituto prodigioso para futuros súper héroes. Según parece es un instituto de acceso restringido a unos pocos, a todos aquellos que tengan un mínimo de potencial. Supongo que el hecho de que me hayan aceptado es que cumplo esos requisitos. Sinceramente, tampoco es que estuviera muy interesado en entrar, así que menos en cumplirlos. Divagando un poco más, descubrí que no solo era un instituto, sino que además los alumnos debían quedarse a vivir en la residencia que había en las instalaciones del instituto.

De pronto escuché un sonido que me hizo ponerme alerta, me levanté rápidamente y observé mi habitación a fondo.

Escuché aplausos provenientes de la puerta de mi habitación, donde ahora estaba Jason.

- Siempre alerta.- Dijo y se sentó en la silla de mi escritorio.

Relajé los músculos y le miré esperando que me dijera qué le traía por aquí. Normalmente no recibía muchas visitas, a no ser que fuera Babs. Bruce no se atrevía a venir por razones obvias, y nunca me imaginé que Jason quisiera visitarme.

- Estoy contento.- Me dijo él, con una sonrisa maliciosa.

Sí, no me cae nada bien este chiquillo.

- Me alegro por ti.- Espeté.

Jason miró la pantalla de mi ordenador con curiosidad. Sonrió al ver lo que estaba viendo, como si eso fuera divertido.

- Así que buscando información sobre tu nuevo instituto ¡Já! Qué rápido Batman se liberó de ti al encontrarme a mí.

No comprendo por qué Bruce quiere a este chiquillo en su equipo, pero no voy a cuestionar sus decisiones, es bastante adulto como para saber qué hace. Sin embargo,  yo no lo soporto y no veo por qué tengo que aguantarlo ¿quién se cree este niño? Sí, es verdad que coincidió que con su aparición Bruce decidió mandarme a este instituto, pero no estoy siendo expulsado, él solo quiere que mejore. Admito que me ha molestado bastante su actitud, porque podría al menos habérmelo dicho con tiempo, pero lo entiendo.

Me mordí la lengua para no decir nada.

- Piénsalo ¿para qué querría alguien a un acróbata inútil como tú? Es mejor alguien como yo, con mi experiencia.

El niño empezaba a pasarse de la raya…

- Jason ¿sabes que a los niños malos no les trae nada Papá Noel?

 - ¿Qué dices? ¿Eso qué tiene que ver?

- Que si sigues diciendo esas cosas este año no te traerá nada y puede que Bruce se canse de ti. Mi consejo es que te relajes, cada uno cumple con su papel.

Jason me miró con desprecio, algo a lo que estaba más que acostumbrado.

- Espero que algún súper héroe descontrolado te  haga papilla.- Me dijo, sin dejar de mirarme como a su eterno rival.

- Yo también te quiero, Jason.

El chico se marchó dejándome, por fin, a solas.
Jason estaba celoso de mí, cosa que puedo entender en un niño inmaduro. Todos los niños quieren atención, y lo mejor que le puede pasar es que yo desaparezca, así consigue toda la atención de Bruce. Por suerte, esto solo le durará una etapa, luego se volverá normal (espero). Admito que cuando Bruce me conoció, yo quería pasar todo el tiempo posible con él, quería aprender todo lo posible y odiaba que se fuera a trabajar. Bruce tiene tanto que enseñar, que para un niño sin padres, es el padre que no tienes. Tanto Jason como yo somos huérfanos y él, a su manera, nos ha salvado.

Dejando a eso a un lado y volviendo al tema instituto, observé las pocas fotos que había del instituto. No era nada del otro mundo, al menos por lo poco que se vía, pero supongo que no estaba mal.
Preparé una pequeña maleta donde cabían todas las pocas pertenencias que llevaría al nuevo “hogar”. Mi intención era acabar lo antes posible y, como siempre, aprender todo lo posible. No perderé la oportunidad de aprender, ya que se me ofrece.


Al día siguiente me encontraba delante del famoso “Super Hero High”. Visto desde aquí, era mucho más grande de lo que parecía en las fotos. Incluso me sentí nervioso.
Había mucha gente a mi alrededor ¿se suponía que todos eran como yo? ¿O quizá ninguno era como yo? En mi caso era un simple humano, sin ninguna clase de poder, tan solo había sido ayudante de Batman durante un tiempo y mis dotes acrobáticas me habían ayudado mucho, pero eso es todo. Sin embargo, había algunos a los que podía ver volando, corriendo a la velocidad de la luz…

Sentí que alguien se colocaba a mi lado. No le presté mucha atención, había tanta gente que no era raro que alguien se pusiera a mi lado. No obstante, sentí como unos dedos intentaban entrelazarse con los míos. Por acto reflejo salté y me alejé un poco de la persona que había intentado hacer tal cosa (no es que fuera nada malo, más bien era incómodo).

Se trataba de una joven muy pero que muy extraña, pero al mismo tiempo que extraña era muy guapa. Tenía la piel de un color anaranjado, pero eso no la hacía fea, sino exóticamente hermosa, tenía un precioso y largo cabello naranja (más naranja todavía que su piel), unas cejas muy pequeñitas, pero que la hacían adorable, y unos preciosos ojos verdes brillantes. Creo que es la chica más hermosa que he visto en toda mi vida.

Ella pareció percatarse de la atención que le estaba prestando, así que se acercó lentamente a mí.

- Hola. Perdona si te asusté antes, todavía no me acostumbro a la timidez de los terrícolas.- Dijo, con una voz dulce.

- Ho…hola.

- Soy Koriand’r, puedes llamarme Kori

- Yo soy Dick, encantado.

Lo ofrecí mi mano a modo de presentación. La joven miró mi mano y acto seguido intentó, de nuevo, entrelazar sus dedos con los míos. Me reí y con mi otra mano coloqué su mano en la posición normal en la que la gente se da la mano a modo de presentación.

- Así nos presentamos aquí.- Le dije.

- Oh, vaya. Ya veo.

No me extrañó el hecho de que fuera de otro planeta, había leído en la página del instituto que se admitían alumnos de todo el espacio. Al principio me chocó bastante, pero luego pensé que, dentro de lo loco que parecía, tenía su lógica.

- ¿En qué clase estás?

La pregunta me pilló totalmente por sorpresa ¿cómo iba a saber eso? Se suponía que el primer día de clase era cuando decían a qué clase pertenecías ¿no? A no ser que ese instituto fuera distinto…

La chica me quitó la carta de admisión al instituto (sí, la había llevado por si a caso me lo pedían, hay que prevenir), y lo miró con interés.

- Dick Grayson, alias Robin. Bonito nombre.

- ¡Eh! Dame eso.

- ¡Estamos juntos en clase!

- ¿Qué dices?

- Mira, aquí pone en qué clase estás.

Kori me señaló en el papel la parte inferior, en la que estaba escrito, con letra pequeñita, la clase a la que me correspondía ir. Me puse un poco rojo de la vergüenza.

- Gracias.-Le dije y le quité los papeles.

Ella me sonrió y sentí que me derretía (aunque suene muy estúpido). Nunca había visto una sonrisa tan bonita en mi vida.

- ¿Vamos juntos a clase?- Me preguntó.

Asentí con la cabeza. Tampoco es que supiera a dónde tenía que ir, así que si, a lo mejor, ella tenía idea, no me perdía en aquel lugar.


Mientras caminábamos por los pasillos me pareció ver una cara conocida…espera ¿Conocida?

Volteé ignorando a Kori, que seguía hablando, aunque ya no sabía ni de qué, y observé el sitio donde creía haber visto la cara conocida. No pude ver la cara, pero era una chica con el pelo pelirrojo, el mismo peinado exacto que tenía Babs la última vez que la vi. Espera…¿Babs está aquí?

Corrí en dirección a Babs (o a la que creía que era ella). En cuanto la alcancé la abracé desde atrás y la subí en alto, como solíamos hacer cuando había pasado mucho tiempo desde que no nos veíamos

- ¡Babs, qué sorpresa! ¿Qué haces aquí?

Empezó a forcejear de una forma extraña, en cierto modo muy flojito. Babs era una chica muy fuerte y más de una ocasión había conseguido tirarme al suelo, pero ahora no me hacía ni la más mínima presión ¿estaría tan contenta de verme que ni siquiera ofrecía resistencia?

- ¡Suéltame loco!

Cuando escuché la voz de la chica, supe que me había equivocado de chica.
La solté rápidamente.

Era una joven bastante guapa, con el pelo pelirrojo como Babs, con los ojos verdes (como Babs), pero tenía un rostro más fino, delicado, y no tan de pilla como lo tenía Babs. Llevaba una ropa verde, aunque lo más extraño era los complementos que llevaban, que parecían plantas de verdad.

- Lo siento mucho, te he confundido con otra persona. Lo siento, de verdad.

La joven me fulminó con la mirada y, muy enfadada, se fue dirección a su clase.
Me sentía tremendamente avergonzado. Entonces escuché unas risas inconfundibles…esta vez no podía estar equivocado…

- ¡Eso no ha tenido gracia, Babs!

Me di la vuelta para poder verla. Sin embargo, para mi gran sorpresa, había vuelto a equivocarme, allí no estaba ella, sino la chica a la que acababa de conocer, Kori, partiéndose de risa. Sentí como mis mejillas se ponían todavía más rojas ¡menuda forma de empezar el instituto!

¿De verdad la echaba tanto de menos que me la imaginaba en todas partes? Era la primera vez que no coincidiríamos, supongo que solo tenía que hacerme a la idea.


Continuará


Para leer más click aquí.

2 comentarios:

  1. Hola!!!
    Me ha encantado!!!
    Ya quiero ver que pasa entre estos 2 :-)
    Bye ^-^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Holaa!

      Muchas gracias!! =D Me alegro mucho de que te guste cómo va quedando, desde luego a mí me encanta escribirlo jajajaja.

      Jajaja bueno, todavía queda mucho por delante jejeje.

      Eliminar