lunes, 8 de febrero de 2016

Super Hero High (7)

Para leer más click aquí.


Capítulo 5:

Batgirl



Me sentía tan orgullosa de mí en ese momento que no me di cuenta de algo muy importante, algo de lo que me daba cuenta ahora, una hora después de mi “victoria”. Había sido la primera en conseguir golpear a Dick, sí, pero había dicho en voz alta que podían llamarme Batgirl, en cierta medida acababa de mostrar a Dick que sabía cosas sobre Batman y su otro yo. Además, también me percaté de que Dick no había usado ni un 5% de su fuerza, ni siquiera había tratado de pegarme, no podía hablar de victoria.

Luchando con él me di cuenta de que él también ha aprendido artes marciales ¿desde cuándo? Supongo que desde que se unió a Batman. Es verdad que el hecho de ser acróbata lo ayuda con su rapidez y agilidad, pero ha aprendido a defenderse, cosa que no se aprende así porque así.  

Al terminar, por fin, las clases por aquel día, corrí por los pasillos con la esperanza de encontrarme con Dick. Necesitaba hablar con él ya, no tenía sentido seguir ocultándolo, después de todo ya me había expuesto.
En lo que corría por los pasillos choqué con alguien y caí al suelo, era alguien bastante…contundente. Miré hacia arriba para ver con quién había chocado, en lo que me disculpaba.

- No pasa nada.- Dijo aquella persona, que había resultado ser el chico atractivo que se nos había unido en el recreo.

Sonreí tímidamente y me levanté del suelo aceptando su ayuda.

- Has luchado muy bien hoy.- Me felicitó.

- Gracias, me gustaría decirte lo mismo, pero parece que no has luchado mucho.

- Jejeje, supongo que tienes razón.

- Tranquilo, con la práctica serás muy bueno.

- Gracias.

En lo que hablábamos pude ver a lo lejos a Dick saliendo de un aula con una chica muy guapa, rara pero guapa. Tenía toda la pinta de no ser de este planeta. La misma chica con la que había estado en el recreo ¿quién sería su nueva amiguita?

- Disculpa, tengo que hablar con alguien.- Le dije a Conner.

Corrí dirección a mi mejor amigo, o quizá ex-mejor amigo, visto que ya se había encontrado una nueva compañera ¡y no estoy celosa!
Cuando conseguí alcanzarlo me coloqué entre él y la chica misteriosa.

- Hola guapo.- Dije, más para molestar a la chica que para llamar su atención.

- Hola fea.- Me dijo él riendo.

- ¡Eh! ¡Yo no soy fea!

La chica me miró con curiosidad.

- Hola, soy Kori.- Me dijo.

- Hola, yo soy Bárbara, la mejor amiga de este idiota.

- Oh, yo soy su compañera de clase.

- Ya veo…

- ¿A quién llamas idiota?

- Bueno, Kori, te lo voy a robar un momento.

Kori asintió con una sonrisa. Estaba muy feliz, pero veía en sus ojos que estaba más que interesada en Dick, podía ver el deseo en su mirada.
Agarré a Dick de la muñeca y lo arrastré hacia un sitio más alejado de su amiguita.

- Tú y yo tenemos que hablar, a solas. Ven a mi habitación a las 22 horas.- Le dije, muy seria.

Él empezó a reírse, como si se tratara de una broma.

- ¿Qué clase de cosas quieres contarme a esas horas?- Me preguntó.

- ¡Esto es serio, no te rías!

- Vale, vale. Pero ¿por qué a las 22 horas?

- No sé, es que sonaba guay.

- ¿En serio?- Me dijo frunciendo el ceño.

- Da igual, el caso es que te quiero en mi habitación en algún momento del día, ya que eres tan meticuloso.

Dick volvió a reírse y asintió.

- Estaré ahí a las 22 horas, si encuentro tu habitación.

- Si no la encuentras te perderé todo el respeto.

- De acuerdo.

Después de esta conversación nos separamos. Todavía no nos había dado tiempo de dejar ordenadas todas nuestras cosas en las habitaciones, así que tanto él como yo decidimos ir a hacerlo ahora que teníamos tiempo, quien sabe cómo podía ir el día siguiente.

Comparto habitación con otra chica, no la conozco mucho, la verdad es que no hemos coincidido mucho. En el letrero de nuestra habitación pone “Batgirl” y debajo “Bumblebee”.

En mi habitación no había nadie, así que aproveche para ordenar todas mis pertenencias con total tranquilidad. Luego me senté en la cama y miré la foto que siempre llevo conmigo, es una foto que nos sacamos Dick y yo hace mucho tiempo, nada fuera de lo normal se nos ve haciendo el tonto, como solemos hacer.

Un bicho empezó a zumbar delante de la foto, enfadada traté de espantarlo, como no parecía hacerme mucho caso, decidí pasar a la acción y tratar de matarlo, pero entonces el bicho cobró forma de ser humano, y sí, lo más curioso es que era una chica y no un bicho.

- ¡Qué chico tan guapo! Es el que nos dio la clase de lucha de hoy ¿verdad?

Miré aquella joven morena con alas de abeja ¿quién era? Estaba en clase conmigo a juzgar por lo que había dicho, sinceramente no me había fijado mucho en los integrantes de mi clase.

- ¿Es tu novio?

- ¿Qué? Claro que no.- Espeté.

No sé por qué me puse tan nerviosa cuando me preguntó algo tan tonto ¿Dick y yo novios? Eso era una locura.

- Vale, vale.

La chica empezó a colocar sus cosas en la habitación.

- Por cierto, soy Karen.

- Yo soy Bárbara.

- Encantada.

- Igualmente.



Estuve toda la tarde haciendo tiempo a que se hicieran las 22 horas, me arrepentí de haberle dicho esa hora, debería haberle dicho una hora más normal ¿en qué estaba pensando? Karen sabía que estaba esperando por algo, pero no le quise decir a qué.

Cuando por fin llegó la hora, me quedé sentada en mi cama mirando el reloj, viendo los minutos pasar: 22:01, 02, etc. Dios ¿Por qué tardas tanto Dick?
De repente sentí el tacto de una mano en mi hombro, y pensar que era Karen para relajarme me hizo sentir triste ¿y si Dick se había olvidado de mí? ¿Y si no venía? Después de todo, ahora tendríamos una nueva vida y tenía compañeras de clase muy guapas…

La mano me acarició el hombro con cariño ¿habría notado Karen que me había deprimido?

- ¡un chico! ¿qué haces tú aquí?

Espera, esa había sido Karen, entonces… ¡Dick!
Me di la vuelta y le vi sonriéndome ¡había venido!

- Oh, es que tenemos que hablar de unas cosillas.- Le expliqué a mi compañera de habitación.

- ¿Qué? Bárbara, está prohibido el acceso de los chicos a las habitaciones de las chicas y, sobre todo, a estas horas. No me meteré en problemas el primer día por tu culpa.

Maldita sea, ya podría haberme tocado una compañera de habitación más enrollada.
Para colmo a Dick no se le ocurre otra cosa que ponerse a jugar con mi pelo, normalmente me gusta que lo haga, pero ahora no creo que sea el mejor momento si queremos que nos deje hablar tranquilos. Aparté sus manos de mí.

- Está bien, hablaremos fuera.- Dije.

- ¿Para eso me haces venir?- Se quejó él

- Sí jejejeje.

Karen parecía molesta pero al final optó por no decir nada más.
Dick y yo salimos al pasillo y nos fuimos a la parte más oscura del pasillo. Tan oscura que me costaba ver algo. En el fondo del pasillo de las habitaciones había una especie de sillón donde podías sentarte, así que aprovechamos su existencia y nos sentamos allí.

- Lo sabes.- Dijo él, rotundo.

Ojalá hubiera podido ver su cara cuando me dijo eso, pero no veía nada, apenas podía diferenciar su silueta en la oscuridad.

- ¿Desde cuándo, Dick?

- …

- Por favor, Dick, quiero saberlo.

- Y tú ¿desde cuándo lo sabías? ¿Por qué estás aquí?

Sus preguntas eran predecibles pero, aún así, me molestaron.

- ¿Esperabas que no sospechara nada raro después de encontrarte herido aquel día, Dick? Soy tu mejor amiga, te conozco mejor que nadie.

- Sí, en eso tienes razón. Quizá hice mal en no alejarme de ti.

- ¿Cómo?

- Puede que así nunca hubieras tenido que verme así.

Estaba furiosa, muy furiosa. Cerré mis puños tratando de aguantar la rabia ¿cómo podía decirme esas cosas? Y encima todo eso después de haber jugado con mi pelo como si deseara estar conmigo ¡no entiendo nada!

- Yo quiero formar parte de tu vida, Dick.

- Ese es el problema.

- ¿Perdona? ¿Desde cuándo es un problema?

- Desde que mi vida es peligrosa.

Eso es lo que más odiaba de Dick, nunca, pasara lo que pasara, se enfadaba. Hablaba casi siempre con la misma tranquilidad, lo he visto enfadado en dos o tres ocasiones nada más. Habla con el mismo tono cuando se enfada, cuando está cansado, etc. Eso hacía que nunca supieras si estaba preocupado, mintiendo o lo que sea.

Aunque, ahora que lo pienso, no siempre fue así, cuando era más pequeño y aún sus padres vivían, era transparente…espera ¡cuando sus padres vivían! Esa es la clave: conoció a Batman cuando sus padres murieron.
Le miré fijamente y ahora, estando mis ojos más acostumbrados a la oscuridad, pude distinguir sus rasgos, no podía verlo con total claridad, pero sí que podía apreciar sus cambios de cara. No pensaba dejarlo escapar, por decirlo de alguna manera, tengo que saberlo todo ya, como su mejor amiga tengo derecho a saberlo.

- Bien, hablemos de esa vida peligrosa tuya…

Dick me interrumpió hablando al mismo tiempo que yo, no entendí lo que dijo, así que me callé para que lo repitiera.

- ¿Por qué estás aquí, Babs?

Oh, esa pregunta…

- Descubrí que mi mejor amigo se iba a cambiar de instituto así que busqué la manera de cambiarme al mismo instituto que él.

- No puedes seguirme siempre.

- ¿Perdona? Yo he dicho que…

No terminé la frase al ver que él se levantaba del asiento, preparándose para irse, como si diera por finalizada una conversación que acababa de empezar.
Sentí que perdía mi oportunidad y con ella a mi mejor amigo, y lo peor de todo no es que solo lo sintiera, sino lo que le solté a continuación algo que, probablemente, acabaría con nuestra relación definitivamente.


- ¿Sabes qué Dick? O quizá debería llamarte “Robin”. Ahora mismo siento que no te conozco ¡siento que lo único que me has mostrado de ti durante todos estos años han sido enormes mentiras! ¿De verdad me has considerado amiga tuya alguna vez?

Vi en su rostro sorpresa, luego bajó la mirada.
Me arrepentí de mis palabras al percatarme de lo que había dicho.

- Dick, lo siento…

Creo que reaccioné demasiado tarde porque cuando me disculpé ya él se había ido.

Volví a la habitación y me tiré en la cama sin ganas de nada. Karen me miró con la típica mirada de “eh ¿qué has estado haciendo con ese chico?”, pero no pensaba decirle nada a doña “no me voy a meter en problemas por tu culpa”. Me tapé entera con las mantas de la cama y lloré…


Continuará...



Para leer más click aquí.



2 comentarios:

  1. Hola!!!
    Me encanta!! sigue con la historia..
    Bye

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      ¡Muchas gracias! Me alegro de que te animes a comentar, me hace ilusión, así sé si alguien lee el relato y me anima a seguir =D. La historia seguirá ^_^.

      Eliminar